Patrimonio

Ermita
Ha pasado por numerosas reformas hasta llegar a su estado actual. Destaca su Altar Mayor y los estupendos y conservados esgrafiados como el que se encuentra en el altar.
Iglesia Parroquial
El posible deterioro de la antigua iglesia motivado fundamentalmente por el paso del tiempo hizo que a finales de la década de los 50 se iniciaran las obras de lo que sería la nueva parroquia de Santa Marta. De ella cabe destacar su gran torre con 20 m de altura, aproximadamente, y hogar casi permanente para cigüeñas.
Palacio de Pascualete
El edificio civil más representativo se haya a las afueras del pueblo, concretamente en la Finca de Pascualete propiedad de la Condesa de Quintanilla.
Rollo del siglo XVI
En la Plaza Mayor de Santa Marta, desplazado del centro se levanta el Rollo del Siglo XVI con el Blasón de los Loaysa. Se levanta sobre tres gradas circulares. Probablemente se encuentra en su emplazamiento original, puesto que era uno de los accesos a la villa, concretamente el del camino de Cáceres.